"Chawan" Taiwan 2016







El viaje
Cuento de origen tibetano


Dos monjes van de viaje. En tres días no han visto más que a una vieja en el umbral de su cabaña. Fue ayer; les ofreció un poco de cebada tostada, ligada con té y mantequilla rancia. Aquel trampa del día antes ya les ha bajado a los talones. Tenían hambre y frío. De pronto, empezó a llover. El monje más joven se protege como puede con un faldón de su manto. El mayor camina delante en silencio. Cae la noche sin que se vea en el horizonte ningún lugar en el que refugiarse, ningún templo, en la montaña. El joven novicio ya no puede más. No sabe dónde termina aquel interminable viaje. "El templo zen no debe de estar lejos -dice para sí-; me parece que nos acercamos a kamakura, pero ¿será ese nuestro destino? 
Rompiendo la estricta consigna de silencio, se atreve a preguntar a su superior, que avanza con paso firme:
"Maestro, ¿a dónde vamos?
-Ya estamos-responde el maestro.
-¿Queréis decir que el final de etapa ya está cerca? - insiste el joven monje
-Aquí, ahora. Ya estamos".
El novicio, espantado, mira el sendero pedregoso que se adentra en la bruma. A lo lejos, las temibles cimas se pierden ya en la noche. Tiene miedo, y frío, y hambre. Y de repente, en un claro, comprende. Se acuerda de las palabras que a menudo ha oído repetir en el monasterio: "El Zen es un camino que va… ". En cada paso por ese camino, está incluida la eternidad. En el presente anida la vida, el oasis, lo infinito. Saboreo el presente; el pasado ya se fue, y el futuro es un sueño; sólo el presente es. "Cuando despiertas a la verdad -dice un poema antiguo-, tu mente se vuelve brillante y luminosa, como un rayo de luna".
Repitiéndose estas cosas, el novicio avanza en paz.

***
Imaginémonos un sendero apartado, en una montaña o en un bosque que conduce a la morada de un sabio. Ahí vemos aparecer el pabellón de té. Su construcción es simple, está hecha de madera y bambú. Aquí de lo que se trata no es de oponerse al tiempo, de deificarlo mediante una irrisoria eternidad de piedra, sino de "abrazarse" a él. la sala en la que entramos es de superficie modesta: unos nueve metros cuadrados (dos esteras y media); tres o cuatro amigos cabrán cómodamente. Una pintura zen, un ramo de flores del capo por todo adorno. El hogar de carbón de madera, el hervidor de hierro redondo cubierto de pátina, el recipiente del agua, el cucharón de bambú, un trapo blanco inmaculado, los botes de té, los boles tradiciones corrientes. El maestro de té lleva a cabo los gestos rituales con eficacia, lentitud, cuidado y amor. La conversación va transcurriendo, apacible; se habla de poesía, de historia, de arquitectura. Muy suavemente se va apagando el ligero ruido de las voces, y todos contemplan en silencio los boles familiares. El tiempo se encuentra en suspenso; armonía, serenidad.
a lo largo de los siglos, el ritual se fue complicando, se fueron conviniendo cientos de reglas sobre el arreglo floral, la manera de verter el té, etc., pero Rikyu, el más célebre de los maestros de té, recordaba:

El té no es otra cosa que esto:
Hacéis hervir el agua
Hacéis infundir el té
Y os lo bebéis…
Es todo cuanto hay que saber.

Los más bellos cuentos zen -Henri Brunel-

Estos son mis cuencos para la exposición de Taiwan que este año se celebra en Miaolin -Taiwan- del 1 al 10 de noviembre del 2016









Curso esmalte "Shino" en Pelahustán -Toledo

  
Era como  Fumiko lo había descrito. El esmalte blanco transportaba una tenue sugerencia de rojo. A medida que uno lo miraba, el rojo parecía emerger desde lo más profundo del color blanco.
  El borde era levemente marrón. En una zona, el marrón era mas oscuro. ¿Era allí donde uno bebía?
  El borde podía haberse manchado por el té o podía haberse manchado con los labios.

Mil grullas -Yasunari Kawabata-

Bonita descripción del esmalte shino





Para más información


Si a la cerámica utilitaria

En cierta ocasión, escuché una historia sobre una visita al cielo y al infierno. En ambos lugares el visitante vio a mucha gente sentada junto a una mesa en la que se habían dispuesto muchos manjares deliciosos. En su mano derecha, los comensales tenían atados palillos de un metro de largo, y su mano izquierda estaba atada a las sillas.
En el infierno, por mucho que estirasen sus brazos, los palillos resultaban tan largos que no podían llevarse la comida a la boca. Esto les hacía caer en la impaciencia, enmarañando sus manos y palillos de forma inextricable, desperdigando los manjares por doquier.
Sin embargo en el cielo la gente utilizaba delicadamente sus largos palillos para coger la comida favorita de los otros y dársela, y a su vez éstos eran alimentados por los demás. Todos ellos disfrutaban de su comida con armonía.
En esta Orilla o en la Otra Orilla, en el cielo y en el infierno, el problema sigue siendo exactamente el mismo. Lo importante es saber cómo se resulte, y esto depende de la actitud con que se responde.

Shundo Aoyama











¿Qué es "Wabi-Sabi"?


Nadie puede decir: "Soy humilde." Si dices:"Soy humilde", no lo eres. ¿Quién declara dicha humildad? La humildad no puede declararse. Si eres humilde, eres humilde; pero no puedes decirlo. No sólo no puedes decirlo, no puedes sentir que eres humilde, porque del sentimiento en sí, nacerá de nuevo el ego.
El arte del té -Osho-

El wabi-sabi es una emoción, y como tal, personal e intransferible.



La tierra roja de mi casa para los esmaltes del Aka rakú y Shinos

Chawan- Aka rakú

Plato de postre. Esmalte shino con tierra del bancal

"Un hombre que podría gozar durante toda su vida hirviendo y preparando agua para su té en el mismo recipiente; un hombre de corazón puro" Kawakita Michiaki.


Shinos en el horno anagama de Eric Soulé - Noviembre 2015-

La cerámica de "Shino" tomó su nombre del maestro del té Shino Shoshin, también vinculado con la secta Zen, que fue el primero en reconocer la belleza de estas cerámicas. Es un tipo de cerámicas rústicas, con un espeso barniz de color blanco cremoso. Tiene unos diseños en la parte exterior del objeto hechos con un gran sentido abstracto y decorados con óxidos de hierro, representando plantas, flores, etc… Además del barniz blanco cremoso, hay otros objetos de tonos grises,  ("nezumi-shino"), y otros tonos rojizos ("beni-shino") -Fernando Gª Gutiérrez-

El pasado mes de noviembre del 2015, fui invitada junto con otros ceramistas a poner unos yunomis en el horno anagrama de Eric Soulé en Francia.

Estos son los resultados de la cocción del anagrama y los resultados de mi horno de gas con la misma pasta refractaria, el mismo englobe y el mismo esmalte shino.

Para ver fotos de la cocción del anagrama de Eric pinchar en el siguiente enlace:




Horno de gas, reducción 1250ºC

Pueba de color del horno de gas, esmalte shino y engobe de titaneo

horno anagama, esmalte shino

horno anagama, esmalte shino

horno anagama, esmalte shino


La importancia del "Kodai"


¿Alguna vez hemos examinado seriamente, o nos hemos inclinado o apreciado de alguna manera las plantas de nuestros pies, que han hecho todo el trabajo de sostener el cuerpo, llevando siempre el peso de nuestro caminar? Incluso si lo hemos hecho ¿hemos descubierto verdaderamente su dignidad sin compararla con otras partes del cuerpo, y ser capaces de disfrutar con un trabajo que nos requiere la aceptación de un papel similar al de las plantas de los pies? Éstas sostienen todo el cuerpo. Si no fuesen Buda, ¿qué sería? Pero incluso esta clase de discernimiento es ilusorio. La verdadera dedicación a la propia función no deja espacio para pensamientos como estos. 

-Shundo Aoyama-








Monoimpresión cerámica aplicado a los chawan




11-12 de marzo en Dterra Galeria-Taller
San Cugat del Vallés

Un chawan (茶碗; literalmente "tazón de té") es un recipiente utilizado para servir el té batido y es usado en la ceremonia del té japonesa.





Ejemplos de monoimpresión de mis alumnas de la escuela de adultos de Benissa


 









El propósito del curso es construir chawan (taza de té ) a mano con la técnica de planchas (técnica to the top) para poder aplicar la monoimpresión.

Monoimpresión es una forma de grabado que tiene imágenes o líneas que sólo se pueden hacer una vez, a diferencia de la mayoría de grabados, donde hay varios originales.


Viernes 11 de marzo

El viernes lo dedicaremos a preparar los engobes y hacernos una pequeña paleta de colores. Los engobes que usaremos son los mismos que se usan para hacer la técnica de Mishima (técnica de origen oriental, consistente en practicar una serie de ranuras en la pieza una vez alcanzado el estado de “dureza de cuero”, que se rellenan con pasta de otro color).
Son engobes de bajo cubierta y que solo se pueden usar cuando el barro esta en dureza de cuero.
Haremos algunas pequeñas pruebas para ver como se aplica la mooimpresión y dejaremos preparados tres cuencos que haremos con la técnica de planca.


Sabado 12 de marzo
Dedicaremos el día entero a trabajar el cuenco, con la técnica de monoimpresión.

Abajo el enlace de contacto





GAB X8 "Galeria La Quimera"


Mañana viernes 4 de diciembre el GAB realizá una exposición colectiva en la Galeria La Quimera en Calpe, donde se podrá disfrutar de las piezas de 8 artistas hasta el 11 de enero de 2016










Espero que nos visiteis y si estas interesados en alguna obra de mis compañeros o mía todas están a la venta, ya que es tiempo de regalos y que mejor que hacerlo con una obra de arte o de artesanía.


"Earth-Pot con Mami Kato"

En la primavera del 2014 tuvimos el placer de aprender un poco más de la cultura japonesa. El museo de ceramica de Agost (Alicante) organizo un encuentro entre las dos culturas "Tokomame-Agost". Yo me apunte al curos de "Earth Pot" vajilla terrestre impartido por la ceramista Mami Kato.

Una de las peculiaridades del Extremo Oriente es el método de iniciación con cosas pequeñas y modestas. Nada es obvio, todo hay que practicarlo una y otra vez, infatigablemente, hasta que se nos incorpore y se convierta en algo propio y natural. Los primeros pasos  son los más difíciles, y el que en ellos fracasa queda confuso y perplejo. De ahí que lo más sabio sea comenzar sin pretensiones.








Esta pieza en casa esmalte su interior con esmalte shino


Se cuenta que la emperatriz china Komyo sólo se atrevía a tocar las flores con reverencia, pues pensaba que sus manos podían ensuciarlas:

Si te arrancara,
mi mano, flor, tocándote
te mancillara




Los maestros del pasado eran verdaderos Maestros. Debemos reconocerlo inequívocamente en los actuales.
Textos: " Gustie L. Herrigel" El camino de las flores.